Planeación Territorial
Diccionario Territorial
Creado por
Administrador Proterritorios
0008-12-13
Última edición
0000-00-00
Las tendencias de cambio en lo fundamentos de las políticas volcadas a los Territorios se reflejan necesariamente en nuevos modelos de planeación que combinan la planeación participativa y la planeación estratégica territorial.
Etiquetas
Código UBC : dic195586

Las tendencias de cambio en lo fundamentos de las políticas volcadas a los Territorios se reflejan necesariamente en nuevos modelos de planeación que combinan la planeación participativa y la planeación estratégica territorial.

Las reformas institucionales que han vivido todos los países de la región han significado una transición hacia diferentes formas de desconcentración de las políticas y, posteriormente, a francos procesos de Descentralización. El eje central de estas reformas han girado en torno a la redefinición de las competencias, responsabilidades y funciones de las entidades territoriales. Esto está íntimamente ligado con las estructuras territoriales de los países, expresados en la división político administrativa.

Este proceso se encuentra en evolución permanente, recomponiendo el papel de los departamentos, estados o provincias y de los municipios, y se expresan en marcos constitucionales o leyes orgánicas que establecen la forma como el nivel central se desprende de tareas que recaen cada vez más en niveles territoriales más bajos. El principio orientador se puede reducir a la aproximación de la gestión pública a los actores sociales territoriales.

Dos vertientes diferencian la Descentralización en los países de la región. Una de carácter eminentemente político, que redibujar el mapa político de distribución del poder de decisión sobre los aspectos fundamentales de la vida social, tanto por las presiones que ejercen los Territorios en demanda de mayores niveles de autonomía, como en la cesión de poder en ciertas áreas de política, al tiempo que se fortalece el poder central en otras áreas. Estas expresiones políticas se reflejan, especialmente, en los procesos de elección democrática y popular de las autoridades territoriales, proceso que se ha completado en la casi totalidad de países de la región, y en la capacidad de determinar autónomamente las orientaciones básicas de su propio desarrollo.

La otra es de carácter administrativo, que se define enguanto a la eficiencia de las políticas, en términos de las ventajas comparativas que cada nivel territorial tiene para dar respuestas más adecuadas a demandas de gestión pública. Hay sectores que alcanzan mayores niveles de eficiencia en los niveles locales o regionales, que al ser gestionados a nivel nacional.

Expresión de este proceso descentralizador, reflejo de la redefinición de las competencias, es la reasignación de los recursos financieros para las inversiones comprometidas en las diferentes políticas públicas. Los sistemas fiscales, tributación y transferencias, son parte sustantiva de este proceso.

Desde la perspectiva de las políticas de desarrollo rural, el régimen de Descentralización es determinante, toda vez que en él reside el papel que el mundo local puede jugar. Es generalizado el hecho de asignar a los niveles locales, municipales, o regionales, las funciones del desarrollo rural o desarrollo social. Estas funciones, asignadas a los municipios, establecen un marco que, inevitablemente, reformula las estrategias de desarrollo rural, anteriormente entendidas como estrategias de responsabilidad y carácter nacional.

Los enfoques territoriales deben partir, en consecuencia, de las políticas de reforma institucional relativas a la desconcentración y Descentralización de las diferentes políticas que concurren en el Territorio, convirtiéndose en un componente clave de la Gestión Territorial.

Políticas de Descentralización se asocian directamente con marcos regulatorios que establecen las normas que definen funciones, competencias, alcances y responsabilidades de la estructura política administrativa.

La planeación tiende a ser integral, en correspondencia con la prioridad asignada a la Articulación de políticas públicas. Este desafío de concreción de los principios de la política se torna hoy en uno de los mayores desafíos de los modelos de política rural y territorial, ya que la posibilidad real de influir en las decisiones y asignaciones de recursos por parte de un conjunto amplio de ministerios sectoriales, se ha tornado como una de las barreras más significativas.

Existe una multiplicidad de modelos y acciones que buscan la definición de objetivos de desarrollo, diagnósticos, análisis de potencialidades endógenas territoriales y de visión estratégica, en niveles locales. Este tipo de planeación complementa los modelos de proyecto productivo de carácter asociativo, otorgándole importancia a los aspectos espaciales de localización. Lo local adquiere enorme importancia como unidad básica del planeamiento de las estrategias de desarrollo rural.